Juguetes para el desarrollo motriz

El desarrollo motriz del infante resulta de gran importancia, no solo por aspectos de crecimiento y reconocimiento del entorno, sino por el desarrollo intelectual, y el aprendizaje mismo del pequeño, por lo que las actividades lúdicas durante los primeros meses – años de vida, será la clave de un proceso de crecimiento óptimo y adecuado.

Para el logro de tal propósito contamos con la ayuda de diferentes juguetes, que si bien, podrán guiar al pequeño durante el proceso de desarrollo, adquisición y afinación de destrezas y habilidades motoras, desarrollando asimismo sus sentidos, así como sus pequeños y grandes grupos musculares.

Juguetes para el desarrollo motriz

Dedicar tiempo a el juego diario, y a diversas actividades recreativas, será fundamental, para que el niño se vaya dando cuenta, poco a poco, de sus capacidades, y así crecer desde la seguridad y el equilibrio.

De hecho ciertos juguetes, son especialmente diseñados para tal fin, para hacer que el infante mientras se divierte, también pueda ir aprendiendo, y ejercitando tanto su capacidad de percepción, su memoria, y su capacidad de desplazamiento.

Bajo ningún concepto se deberá privar al pequeño de las interacciones lúdicas, pues los juegos y actividades afines es lo que estimulará al mismo durante su crecimiento y aprendizaje, por lo que resulta sumamente importante aprender a identificar qué juguetes son los que más podrán aportar a nivel de manipulación y reconocimiento.

La importancia de la interacción continua y el acompañamiento

La participación de los padres durante el proceso o momento de juego, es realmente importante, ya que éstos jugaran el papel de guías, ensenándole mediante acciones, movimientos y sonidos, cómo se debe hacer uso de cada juguete o actividad planeada al niño.

Sin embargo, el dejarle también campo libre al pequeño, para que reconozca cada objeto lúdico, y así se sorprenda y divierta con cada pequeño descubrimiento será determinante, si lo que se desea es que el infante desarrolle su capacidad de reconocimiento y su pensamiento lógico.

El factor planear también será una manera de inculcar la disciplina y el orden en la mente del pequeño, para que poco a poco vaya entendiendo que jugando a tiempos planeados le será mucho mas fácil divertirse y estar consciente durante tal proceso, ya que el descontrol, o el alargar mucho las horas de juego podría entorpecer la finalidad que se busca, el aprendizaje.

Por tal razón, el equilibrio entre las actividades de rutina propias de un pequeño, y lo lúdico deberá conjugarse de manera precisa, sin forzarse, desde el orden, pero también desde lo dinámico, para que así el niño no se aburra.

La rapidez en el desarrollo y aprendizaje del infante mediante los juegos, dependerá pues, de factores como el entorno, la capacidad innata del pequeño de aprender y hacer uso de su cuerpo, de las estimulación que reciba.

Por ello conjugar también la presencia partera con juguetes especiales y llamativos en cuanto a colores, y textura ayudará en gran medida, y será pieza clave para el éxito en cuanto al desarrollo intelectual del mismo.

Características lúdicas a tomar en cuenta por edades

Durante cada etapa del pequeño será preciso la estimulación sensorial en mayor o menor grado, ya que dependiendo de su proceso de crecimiento, cada vez más el niño podrá ser participe de la actividad por realizar, y tomar decisiones en el momento, como por ejemplo usar o no un juguete en específico.

De 0 a 6 meses

Durante las primeras semanas de vida, el pequeño empezará a experimentar estímulos sensoriales, y de un modo u otro hacer uso de su capacidad de motricidad fina.

Por lo que incluir juguetes sencillos, llamativos en color y textura, le dará al infante la oportunidad de experimentar sensaciones diversas, pues durante los primeros meses, los pequeños músculos de sus manos y cara se estarán desarrollando, tanto como su visión, y su curiosidad por el movimiento irán en aumento.

Planear tiempos de juegos, donde la tranquilidad y le relajación sean las protagonistas para que el pequeño pueda explorar su entorno y cada juguete desde sus sentidos, será lo indicado, por lo que los juguetes más idóneos durante dicha etapa serán los sonajeros, pues el sonido y la música serán grandes estimuladores.

Serán de gran ayuda los accesorios de cuna móviles, pues así el pequeño se irá relacionando con el movimiento, con las formas y los colores, incluir juguetes con texturas agradables, como alfombras de juegos, colchonetas lo harán sentir mucho mas cómodo y dispuesto al juego.

 De 7 a 12 meses

Durante esta etapa el bebé ya podrá manejar el equilibrio de su cuerpo en cierta medida, pues con apoyo podrá mantenerse sentado.

Por lo que incluir juguetes que lo estimulen a moverse más, a poner en práctica su motricidad tanto fina como gruesa, es decir, los pequeños y grandes conjuntos de músculos, lo ayudará a dar sus primeros pasos, pues habrá desarrollado las habilidades necesarias para ello durante el juego.

Las pelotas, los legos, o juguetes afines, lo coches infantiles, las alfombras de juego, los sonajeros, y los juguetes móviles, serán los más indicados.

De 13 a 18 meses

Durante estos meses el infante ya tendrá curiosidad por el movimiento de manera más directa, por lo que buscará dar sus primeros pasos, será la etapa para estimular la capacidad de desplazamiento.

Por lo que los juguetes con ruedas, móviles y que le permitan al mismo tiempo apoyarse en ellos para un mejor equilibrio serán los mas idóneos, tales como coches, pelotas, estructuras para trepar, deslizarse, juguetes que deba unir, construir, encajar.

De 19 a 24 meses

Ya el infante hará o estará aun dando sus primeros pasos, todo depende del proceso de crecimiento que cada pequeño experimente, recordemos que cada caso será único, y por lo mismo, los tiempos.

Necesitará de juegos que lo estimulen a explorar no solo su capacidad de movimiento, desde la libertad y la curiosidad, sino su alrededor, pues ya podrá sentarse solo, subir escaleras con ayuda, y empujar o arrastrar cosas con más seguridad.

Juguetes como cochecitos, columpios, toboganes adecuados para su tamaño, puzzles, pelotas, juguetes que incluyan sonidos y luces, y que lo estimulen a nivel de memoria y lógica, serán ideales.

Cada etapa será mágica, y la mejor manera de guiar al pequeño será siendo participe activo en las actividades lúdicas, y estimulándolo a que se descubra así mismo a nivel de movimiento, y también su entorno.

Quizá te pueda interesar:

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad