Cuándo quitar el pañal a un bebé

Como padres se desea siempre actuar de manera precisa y sin errores, por tal razón en ocasiones se desea saber con exactitud cuándo o cómo hacer o no algo como padres, sin sospechar que muchas de las cosas se aprenden en el día a día, sin previa recomendación o guía de acción.

Cuando quitar el pañal a tu bebé

¿Cuándo se puede o debe cambiar el pañal a un bebé?

Absolutamente nadie está preparado  para desempeñarse como madre o padre, de hecho, nadie nos enseña hacerlo, ¡un momento! Hay alguien que sí lo hace: el recién nacido.

Toda madre primeriza querrá desempeñar su papel de la mejor manera posible, por tal razón querrá saber científicamente cómo cambiar y cuándo el pañal, cuando la respuesta a semejante pregunta, la mayoría de las veces suele ser : depende.

Así es, cuándo cambiar el pañal, en todo caso es algo subjetivo y experiencial, todo dependerá de la edad del bebé, de los hábitos de higiene que se tenga, y asimismo de la alimentación que reciba el recién nacido.

Si bien, por suerte existen referencias que bien podrían ayudar un poco respecto a dicho particular; aunque siempre se deberá tener en cuenta la realidad en la que se viva y el desenvolvimiento diario del bebé.

Según el rango de edad

Cómo referencia se puede tomar la edad, pues dependiendo de los meses – años que tenga el bebé se tendrá que estar atento al cambio del pañal con menor o mayor regularidad.

Aunque en todo caso también esto dependerá del tiempo que transcurra entre cada toma de leche materna o tiempo dedicado a la alimentación del pequeño.  

Si se trata de un recién nacido, lo lógico será estar muy atento respecto al cambio del pañal cada hora y media a dos, después de que el mismo coma; para evitar en todo caso la aparición de dermatitis o irritaciones menores.

Si el bebé está un poco  más grande, y de acuerdo a diversos factores, podrá cambiársele el pañal cada tres a cuatro horas, tomando en cuenta las posibles eventualidades que puedan presentarse.

La importancia de la asertividad respecto al cambio del pañal radica pues en el hecho de querer evitar a toda costa que el recién nacido o bebé sufra de problemitas en la piel, de desniveles y desequilibrios en el ph, debido a el cultivo de bacterias y demás microorganismos presentes en la orina o en las heces.

Como padres se deberá tratar en la medida de lo posible, de aprender según la experiencia de los primeros días, cada cuánto el bebé hace sus necesidades, pues como sabemos cada pequeño es diferente, lo que sí no podrá obviarse  será el proceso de limpieza cada vez que se haga el cambio de pañal.

Durante el momento de cambio del pañal, deberá tenerse a la mano productos como:

  • Toallitas húmedas, o en su defecto, pañitos especialmente diseñados para la piel de bebé.
  • Talcos  hipoalergénico o cremas hidratantes.
  • Pañales de calidad comprobada, pues algunos materiales por sí solos representan un riesgo para el bebé.

Mantener dicho proceso basado en lo cotidiano y sencillo hará que el cambio del pañal no se convierta en una verdadera preocupación o dolor de cabeza, primero que todo se deberá prestar atención a la cantidad de leche que el bebé ingiere en cada toma, pues eso podría ayudar a calcular los tiempos.

De hecho, se recomienda cambiar el pañal antes de cada toma o inmediatamente después, ya que de seguro el pequeño hará sus necesidades durante dicho lapso de tiempo, por lo que cada toma también podría usarse como referencia.

No deberá exagerarse durante la limpieza, entre cada cambio, a veces se suele pensar que mientras más productos de higiene se le coloquen al bebé al ponerle el pañal, más tiempo estará protegido contra los microorganismos, lo cual no es del todo cierto.

Ya que ciertos productos bien podrían acelerar la irritación de la piel o en todo caso dar paso a la resequedad en la misma.

Deberá tenerse presente de igual manera que los tiempos entre el cambio de pañal cuando sólo se trata de orina, o cuando se trata de heces puede variar.

Los recién nacidos suelen orinar aproximadamente veinte veces al día, de acuerdo a la cantidad de orina, o si se nota la presencia  de  heces el cambio del pañal deberá ser inmediato.

Si se trata de heces solamente el procedimiento debe ser el mismo, pues los microorganismos presentes en las mismas pueden significar un verdadero peligro para la salud del bebé si se dejan mucho tiempo en contacto directo con la piel, aunque por suerte habrá un indicador que permitirá el estar alerta: el olfato.

Recomendaciones

  • Establecer un orden y cierta sincronización entre cada toma o comida y la colocación del pañal, para facilitar la experiencia. Esto dependerá de cómo se sienta cómodo cada quien, y cómo se comporte el bebé después de cada toma.
  • Procurar usar sólo productos de higiene especialmente diseñados para la piel del bebe, evitando el uso de productos irritantes.
  • Estar atento y conocer los tiempos del bebé será la mejor manera de aprender a ser asertivos respecto al cambio del pañal, ya que cada bebé es diferente y como tal tiene sus tiempos.
  • Durante la noche se deberán tomar las previsiones necesarias para así evitar interrumpir el tiempo de sueño del bebé, y poder de una forma u otra descansar como es debido como adulto.
  • Consultar al pediatra en caso de irritación y\ o resequedad  en la piel, será lo más recomendable en todo momento.
  • Evitar usar pañales de tallas menores o mayores de la que realmente el bebé necesita, ya que  el hacerlo podría entorpecer o acelerar los momentos acordes de cambio  del pañal.

Como responsable de una vida humana, lo mejor será tomarse tal rol con total seriedad, pero también desde la calma , pues lo espontáneo en la mayoría de las ocasiones es lo que realmente impera durante la convivencia y el cuidado de todo pequeño, así que estar atento, leer, informarse y tener seguridad en lo que se hace, previa consulta médica, siempre podrá hacer las cosas más llevaderas.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad